miércoles, noviembre 1

Libros que lei en el último tiempo + Libros que adquirí recientemente + Libros que estoy leyendo ahorita mismo

-)Libros que leí en el último tiempo

Contra la interpretación, de Susan Sontag. 8 1/2 lauritas
La Rubia me regaló la hermosa trilogía involuntaria de Mario Levrero sin saber que ya la había leído. Se desilusionó porque le parecía alto regalo. Lo era, efectivamente. Así que tomé ese libro y me fui a Cúspide y me llevé el de Sontag. Viva Perón y la cultura camp. Sí, obvio que sí este libro. Lo que me gusta es cómo la vieja supo desplegar reflexiones y estudios incisivos en temas sumamente masticados y presuntamente obvios. Hablando de mezclar lecturas, éste se hermanó conceptual y temporalmente (los leí a la par) con el de Schiffino. Lo que nos lleva a:

Páginas críticas: formas de leer y de narrar de Proust a Mad Men, de Matías Schiffino 8 lauritas.
Editorial Fiordo! Hazme un hijo y mantenlo! Con semejante título uno piensa que se va a encontrar con un revuelto gramajo analítico. Es eso un poco lo que es; me gustó mucho este libro. Schiffino me resultó un toque pedante, pero algunas reseñas están súper bien y aporta mucha data de temas manejados por el vulgo literato. Compro.

Visión y diferencia: feminismo, feminidad e historias del arte, de Griselda pollock. 7 lauritas
Arte, marxismo y feminismo. Pintaba bien. De todos modos tuve la sensación de que quedaron cosas en el tintero que tenían que estar en el libro. La calidad y la originalidad fueron levemente decayendo a lo largo de los escritos, con algunos picos altos, porque Pollock la rompe de crítica, aunque no sé si tanto como narradora. Lo considero necesario. Lo voy a releer.


En cinco minutos levantate, María y La ley de la ferocidad, de Pablo Ramos.8 1/2 lauritas
Me encontré ante un escritor que me boxeó, me destruyó, y me levantó después del KO para limpiarme la nariz. Dos novelas que hablan del mismo universo familiar desde perspectivas diferentes. A La ley de la ferocidad tuve que leerla sin algunos fragmentos porque el archivo del kindle vino defectuoso. "Vino defectuoso" es el último bastión de los seres humanos post aparatejos para justificar que no saben descargar archivos. Bueno, che. La cuestión es que está muy bien. Comencé a leer también Hasta que puedas quererte solo y es la misma escritura Ramos, el mismo realismo sin condecendencias ni imposturas pelotudas, sólo que de corte autobiográfico. Yo diría que sí, a todos, y por las dudas.

Of mice and Men , John Steinbeck 7 1/2 lauritas.
Clásico mega clásico. Regalado por mi amado, el señor S., único abogado y escritor con sensibilidad parnasiana. El libro está muy bien. Es triste, claro, y melancólico, porque es Steinbeck, por la Gran Depresión y por el ocre que parece teñir toda la historia. Yo diría que es importante leerlo. No me dio placer inusitado, mas nunca quise detener la lectura.

Vidas Secas, de Graciliano Ramos 7 lauritas
Un must de la lit. brasileña. Algunas partes tuve que bancármelas, pero está muy bien. Excelente mirada sobre el sertao, la vida alejada de la gran ciudad, y el 3er brasil que tan bien ha retratado João Cabral de Melo Neto, ese que no es ni la ciudad arrasadora, ni la favela negada, sino el universo del campesino, el eterno retirante y los dueños de la tierra.

All that is solid melts into air, Marshall Berman 8 lauritas.
Me lo recomendaron en la facultad. En el momento de su publicación, ha sido una gran pieza. Ahora, que hasta Doña Rosa habla de la modernidad líquida, se me hizo un poquitín más tedioso. Me gustaron mucho algunos análisis con escritores. Nada más lindo que la literatur y la polítes.

Runaway, de Alice Munro 8 lauritas (porque uno me aburrió, y eso me dio pena)
Regalo n°1 del señor S. por mi cumpleaños. Hermosos. Cátedra de cómo dominar el cuento largo. Tremebundos "Runaway" y "Silence". A diferencia del bello S., no me gustó el prólogo de Franzen; parecía Fantino recomendando una lectura.

Elegy, de Philip Roth 4 lauritas
Me produjo una sensación desagradable que iba y venía entre la depresión y la melancolía hiriente. No sólo no pienso tocarlo nunca más, sino que no lo recomiendo. Es correcto, realista y cuenta una buena historia. Igual que la pelicula El hijo de Saul (antes que verla, prefiero pasar un fin de semana con Esteban Bullrich, enseñándole a hacer oraciones que tengan sentido y que a la vez un niño muy pequeño no pueda refutarlas).

Here and now: Letters 2008-2011, correspondencia entre Paul Auster y John Coetzee 8 lauritas
Regalo n°2 del señor S. por mi cumpleaños. Es como ver un Gran Hermano protagonizado por escritores que tienen una gran obra y que a la vez son simpáticos. Son cartas relajadísimas que se enviaron en ese período después de conocerse. Hablan sin relación de continuidad de: deportes, el acto de escribir, cómo recibe la gente idiota lo que escriben, el amor, los deseos, los sueños adolecentes, el cine, sus mujeres. Auster es más egocéntrico y presumido pero también es más sincero. Coetzee es más respetuoso, bueno y sereno, pero también más dubitativo y tibio. Auster te debe garchar tiraando gritos de guerra y Coetzee te debe dar besitos mariposa. Preferencias. Me divertí. Esperaba más, pero sólo son personas. Perlita: Coetzee nombró varias veces y acertadamente a Borges, Auster nunca respondió eso. No es raro, Coetzee es amigo de la lit. argentina y visita seguido los eventos literarios del pais. Sin ir más lejos, hace poco reseñó Zama, de Di Benedetto. Lo que nos lleva a:

Zama, de Antonio Di Benedetto 8 1/2 lauritas
Confieso no haberla terminado hasta que pintó clavarnos las dos horelis de la pelicula homónima de Lucrecia Martel, y me dije "Vos podés". Y pude, y me encantó. La había abandonado el año pasado (¿o el anterior?), más que nada por mi pésima costumbre de leer de a tres o cuatro libros a la vez. Hacer esto es inentendible, inabarcable y hace que se me mezclen las lecturas, pero aún así me fascina. Zama es un fiel retrato de época. Diría que la novela retrata una época, y la película le da color al personaje principal. Martel se tomó ciertas atribuciones narrativas que pueden llevar a que pienses, si no leiste la novela, que un poco chiflada del ojete está. Y probablemente lo esté. Y eso es bastante irrelevante. Recomiendo ambas. La novela es más jugosa para aquellos que quieran un poco de disputa intelectiva. La peli es ante todo belleza y tedio contemplativos.

Derecho de castigar, de Clarice Lispector 9 lauritas (me sé poco objetiva con Lispector)
A Lispector la admiro. Cuanto más me adentro en su obra -ya casi he leído su bibliografía-, menos segura estoy de su calidad literaria y más de su mirada certera. Esto que lei en particular son unas notas respecto del derecho de castigar. Lucidez, solemnidad y sencillez. Lispector ha sido una maestra de las notas, las apreciaciones al pasar, los relatos breves, las apostillas. Si bien es conocida por sus novelas y sus cuentos, descubrir en ella una escritora en, por ejemplo, las cosas que publicó en el Jornal do Brasil me parece un acercamiento más amable y humano. Recomeindo con firmeza Donde se enseñará a ser feliz y otros escritos, editado en español hace no mucho, y en el que aparece este texto y otras cosas así.

Leñador, de Mike Wilson  5 1/2 lauritas

A mi me fascina la editorial Fiordo y su concepto editorial. Por eso los pibes para mi cumpleaños me regalaron varios que ya fueron consignados. Leñador es un libraco híbrido. Es raro, por momentos parece un manual de instrucciones, de a ratos un diccionario funcional, cada tanto un soliloquio filosófico. No me gustó. Si de apreciación de un todo se trata, y si lo que hago aquí es un análisis chabacano del placer que otorga, la novela no me cabió. Comprendo la novedad, celebro los procedimientos. Algunas partes me gustaron mucho, algunas otras me aburrieron bastante. Gasté unos billetes en este libro (Está bien, me re cagaron porque lo compré en Eterna Cadencia), pero si se pudiera, si ya no lo hubiera ajado, lo devolvería.



-)Libros que adquirí recientemente

La condición humana, de Hanna Arendt

Zazie en el metro, de Raymond Quenau

El camino de Ida, de Ricardo Piglia

El exilio y el reino, de Albert Camus

Una novela rusa, de Emmanuel Carrére

Putas asesinas, de Roberto Bolaño

El horizonte, de Patrick Modiano

13,99 euros, de Frédéric Beigbeder


Estoy ingresando, como hace unos años, a un período francés extraño. Una lectura lleva a la otra. También lei tres libros de Houellebecq que no me merecen reseñas particulares porque lo que hace es otra cosa. Algún día hablaré de Houellebecq. Recomiendo una nota reciente que le hicieron a Compagnon. Es interesante la literatura del yo francesa. Luego de este período, me enfocaré en los balcánicos. Recomienzo el trazado de un plan de lectura en tanto ajustado a un corpus específico. Me divierte que da calor. Hace mucho que me recomiendan la italiana. Ya habrá tiempo.

-)Libros que estoy leyendo ahorita mismo

Accidente nocturno, de Patrick Modiano
La comencé hoy, la termino mañana. Novela brevísima de un nobel literario que no escribe para emos como Ishiguro. Me hago la mala, mas en el fondo, profundo e incognoscible, soy un dulce de cayote. Me gusta bastante. Perfila un 8/9 Lauritas. Todo depende de a dónde vaya a parar esta narración discontinua. Me hace acordar un poco a la primera parte de Los Detectives Salvajes de Bolaño. Pero nada que ver. Me hace acordar a mí, que hago lo que puedo. La pronunciación original del apellido Modiano me produce mucho placer y bienestar.

Keywords: A Vocabulary of Culture and Society, de Raymond Williams.
Más allá del mundo académico, super texto para enfrentarse a la sobreadecuación de ciertas palabras
y conceptos que van modificando el acto de significación. No lo terminé, seguro me acompañe un 
rato largo porque no es prioritario para mi psiquis.


Adán Buenosayres, de Leopoldo Marechal.
Yo ante todo soy una mina sincera. No creo terminarlo antes de terminar Ulysess de Joyce. Por otra parte, no creo intentar terminar Ulysess de Joyce ni mamada. Quizás mamada. Todo depende del cristal con que se lo mire. Y la graduación alcohólica. Puedo decir esto: El día que viaje a Rusia, terminaré el Ulysess, terminaré el Adán Buenosayres.

Los rios perdidos de Londres. / El sublime topográfico, de Ian Sinclair
Lo retomé luego de dejarlo porque si bien es novedoso (rarísimo!), un poco me aburrió. Sería una mirada sociológica desde la literatura, a partir de modificaciones y sucesos en torno a los accidentes geográficos en Londres (más precisamente, la aparación y desaparición de ríos y otros cursos de agua). Hasta ahora en lo que leí, anoté bastante. Es un libro suscitador.

7 comentarios:

  1. ¿cuándo decís "en el último tiempo"? ¿hablamos de semanas, meses o años? De ser semanas Ud. es un cráneo, de ser meses mis mayores felicitaciones.

    Me interesó la reseña que diste de Pablo Ramos. Voy a investigarlo a ver de qué va. Y si a mí también me boxea me acordaré de vos cuando me chorree el chocolate.

    de los que leíste últimamente no puedo opinar mucho. De los que adquiriste si. Y entre todos debo decirte que el Adán Buenosayres (la mejor novela que leí en mi vida, mi Biblia, releída hasta la médula)...digo que el Adán se puede leer tranquilamente sin el de Joyce. ¿leíste la reseña que hizo Cortázar después de leerlo? Momento! Pienso que debería hacer una reseña sobre eso... gracias!

    Bueno, un beso! Te felicito. Bonita entrada y brindo a tu curiosidad

    La seguimo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Frodín! Hablamos de meses, obviamente! Desde mi cumpleaños en julio, más precisamente.
      Pablo ramos es un "no falla" en las recomendaciones: popular y simple, e' así.
      Si el chocolate chorrea, siemore querremos saberlo.

      Adán Buenosayres es la mejor novela que has leido? Muy bien, cuando la finiquite la debatimos.

      Besos van

      Pd: la de Modiano terminó recostandose en una tibieza insulsa, sorpresivamente. Carita triste, como dicen los millenials. No quiero ser menos que los de mi generación

      Eliminar
  2. Cuántas lecturas, madre!!
    ¿Cuándo deja uno de leer en modo estándar y pasa a ser lector profesional? Hay algo allí vinculado, creo, con la transformación, (creo, porque nunca llegué a esa instancia) con pasar a ser otro, como el ajedrecista que juega simultáneas.
    Envidio tu capacidad de incorporar info. A mí, la acumulación me hace entrar en corto (?).

    Esta ciudad necesitaría un Sinclair. Alguien que visibilice críticamente, aunque sea al pedo, porque nadie le va a dar pelota, las transformaciones urbanas, bastante tristes para alguien pre-milenial como yo, que, sumadas a la pátina de modernidad amarillenta (votar para nombrar cosas, campeonatos de asados y bares notables, dársenas para bares invadiendo la calzada), me generan mucha ajenidad.
    Y ojo que no todos los cambios me parecen mal: mejor un barrio de calles desiertas por las noches pero con edificios del "Distrito Tecnológico" que el mismo barrio con calles desiertas por las noches junto a paredones de fábricas abandonadas por décadas.

    Pero alguien que escarbe en el trasfondo que subyace al nuevo Código Urbanístico, alguien que repare en la desaparición de las baldosas vainillas (el otro día en un lugar del conurbano la reflasheé, lleno de vainillas estaba), alguien que diga algo sobre el mensaje subliminal del color de los caños de los aparatos de las postas aeróbicas.
    Alguna palabra sobre el paradigma de la ciudad segura y sus millones de cámaras que no graban cuando te pasa algo o que no sirven para identificar a los asesinos de un crimen cometido en plena calle, a media cuadra de una cam.; alguna otra sobre los cobanis que te piden documentos cuando le sacás una foto a un edificio que te llama la atención.
    Alguien que diga que los espacios verdes son una mierda, un juntadero de transas y quilombo; alguien que enfrente discursivamente al progrerío que quiere una plaza en la manzana de Belgrano y Jujuy.
    Una intuición sobre el curro de las rejas en las plazas, que las compraron y las pusieron, pero no las cierran. Otra sobre el curro del reemplazo de baldosas en las avenidas, sobre la homogeneidad que comunican, sobre la chapucería de los operarios que las colocan, que siempre las pegan desniveladas -como puede sentir en sus pies cualquiera que camine- y sucias de cemento.

    Y sobre todo, una reflexión sobre el boom de la construcción que viene de la mano de la reactivación, un grito contra los edificios, que siguen invadiendo los barrios. ¿Y si hacemos casas? ¿Y si construimos a tono con el resto del barrio en vez de hacer edificios de 300 deptos en un lugar lleno de casas bajas? (La semana pasada vi que estaban construyendo un par de dúplex unifamiliares en alguna calle de Villa del Parque y me sentí en los 90). Ah, sí, ya sé, no es negocio.

    Igual, no sé si los libros de Sinclair hablan de eso, sólo lo conozco por un par de artículos periodísticos. (Si por un par de artículos escribí todo esto, imaginate la extensión del comentario si hubiera leído uno o dos libros de estos jajajaja).

    Besos van, lectora.


    PD: ¿Es muy de pre-milenial que me sorprenda que alguien no conozca a Pablo Ramos?
    (Lo digo bien, lo digo bien)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A todos siempre aclaro: debemos tener en cuenta la cantidad de horas que paso arriba de un colectivo. En la semana y depende del día, paso entre 2 1/2 y 3 hs arriba de un bondiola. Es bastante paja, pero a la vez me permite tener de hecho tiempo para leer como una ardilla descontrolada(que ciertamente es la mejor manera de leer).

      Creo que pa muestra basra un botón (no un poli), y que vos deberías hacer con Buenos Aires lo que Sinclair hizo en London.

      Animate, no seas toga.

      Respectp de lo de Ramos, no lo sé. Mis lecturas y mis análisis son caprichosos y no suelen responder a la moda, mas que nada por la guituza. Acá hubo mucho libro nuevo porque me regalaron a lo bobo. Hace tres meses no conocía a Ramos.

      Saben que la librería y editorial Eterna Cadencia pertenece a los Peña Brown? Nada, dato de color.

      Besos van
      L

      Eliminar
  3. Si vas en bondi, llevá documentos. Parece que hay vía libre para que los cobanis pidan DNI en el bondi.
    Yo no llevo, igual. A ver qué onda.

    A Ramos no lo conocí por el lado libro, sino por el disco que hizo con Gabo. (Y porque una lectora de mi plop vivió con él un tiempo. Sólo como huésped. Creo).
    Sobre su filiación política guardaré silencio.

    Esta canción de ese disco no puedo escucharla sin llorar (me está pasando ahora mismo):
    https://www.youtube.com/watch?v=jxkuAGqFQ7I



    Aguante recibir regalos.
    Pero mejor aguante hacer regalos y pegarla con el regalo: que te digan “es una de las cosas más lindas que me regalaron en mi vida”.

    Si el intento Massey no prosperó, menos prosperaría un intento Sinclair, que requiere competencias que me resultan inaccesibles (la primera de las cuales sería leerlo un poco, jaja).

    Igual, gracias por la voz de aliento.
    Besos van. Y un abrazo también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Banca, hixo un disco con Gabo? Me estás tirando mucha data.
      No estoy de acuerdo con que lo de Asunto Sinclair no es una buena idea. Think about it. Yo leeria ese libro.

      Soñé con una iguana que tenia anteojos. Qué diría Freud de eso?

      No olviden nunca leer Baroni de Chejfec. Los academicos que escriben deberían calmarse, como el microcéfalo de Jarkowski

      Besos van

      Eliminar
  4. Salvo por mi lectura fragmentaria de Adán Buenosaires, no he leído ninguno de esos libros. Lástima, porque no puedo comentarte nada más

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

'Casa-quinta' es una palabra compuesta por una casa y un jardín.