martes, marzo 28

Talita, la corajuda

Ayer a la noche me quedé dormida un ratito en el práctico de Lit. Argentina II y soñé con la escena de Rayuela en la que Talita le lleva a Horacio el paquete de yerba y clavos cruzando un puente hecho con un tablón que separa sus ventanas. Fue tan vívido que me desperté feliz y sin entender en dónde carajo estaba ni quién era. Horacio tenía la cara de Cortázar cuando no tenía barba y Talita era igual a Susana Gimenez cuando era joven.
En la clase se estaba discutiendo el cuento El Sur de Borges. No supe qué pensar. Como cuando soñás algo muy muy lindo y te despertás y no querías, y hacés un esfuerzo para volver al momento de ensoñación y le agregás en un estado semiconciente todas las cosas buenas que se te ocurren al sueño. Eso intenté hacer pero ya no estaba ahí.
La perspectiva era desde arriba y al lado del tablón, como si me encontrara en una pasarela paralela al precario puente. Re loco.

Acá dejo el capítulo de Rayuela en cuestión: http://www.literaberinto.com/cortazar/rayuela41.htm

1 comentario:

  1. Gran capítulo gran.
    Hace poco releí Rayuela por primera vez luego de una década y media. Fue otro libro, o mejor dicho, fue otros varios libros.

    https://frodorock.blogspot.com.ar/2017/01/razones-paralelepipedas-evidentes.html

    Ya te agrego a mis "blogs amigos".
    Después vuelvo a revolver qué hay por acá.
    Beso!

    ResponderEliminar

'Casa-quinta' es una palabra compuesta por una casa y un jardín.