lunes, enero 30

Elipsis

La palabra de refuerzo,
y el esfuerzo que deja
una estela incongruente.

La verdad de un salmo que se escucha
como un cántico de cancha,
o una chanza.

Pero claro que sí, en su defecto,
el afecto; una disposición
injustificada y justa
que ayuda a edificar
lo que no hace falta construir.

Temprano,
de mañana,
parece un gran efecto,
el afecto.

jueves, enero 26

Y dijo: Las lecturas habrán de mezclarse.

Si hay algo que saqué en limpio de Origen de la dialéctica negativa, de Buck Morss, es que Adorno era un gato agreta que tenía hermosas apreciaciones respecto de la música. Y que su relación con Lukács fue lo suficientemente digna como para que Los Pimpinella se animen a componerles algo e interpretarlos. Lucía Galan haría de Lukács y Joaquin Galán de Adorno, obvio. Lucía tiraría sus solos en los momentos de defensa de sus teorías y sus denuncias contra el arrebato intelectual de Adorno. Joaquin pondría cara de bulldog francés arrepentido y le diría que lo siente y que igual cree que sus postulados son una maravilla. aún cuando él decidió tomarlos para modificarlos. Qué hermoso. By the way, hermosa también la carmela de Joaquín.

Hace unas semanas le robé a mamá dos libros. Fue el fuckin día de Natividad. Me estaba yendo a casa y como quería leer y no tenía nada nuevo, me llevé El pájaro canta hasta morir, de Colleen McCullough, y Viaje a través de la locura, de Mary Barnes y Joseph Berke.

Comencé con ese. La historia es así. La Antipsiquiatría es, hace años, una rama que se desprende de la psiquiatría propiamente dicha (farmacológicamente dependiente y bastante restrictiva y reaccionaria). Creo que la decisión de ponerle Antipsiquiatría fue más por una cuestión de impacto que por un posicionamiento real en las antípodas de la psiquiatría. Todos los que la ejercen son, de hecho, psiquiatras matriculados. Incentivo a que busquen. Voy a hacerla más corta porque me aburro. Mary Barnes sería la primera paciente esquizofrénica en reaccionar favorablemente al tratamiento de "antipsiquiatras". Este libro fue escrito en conjnto por ella y por Berke, quien fuera su terapeuta. En el libro Mary cuenta con lujo de  detalles su vida, su infancia, los vínculos. Lo más interesante es que no parece haber sufrido hechos aberrantes que llevarían a asumir que la esquizo posteriormente desarrollada anclaría ahí. No sé. No lo volvería a leer. No sé cuál sería la delgada linea entre la cordura y la locura. Realmente no lo sé.

Después leí el clásico de McCullough. ¿A quién no le gustan aunque más no sea a puertas cerradas los buenos culebrones? Me pareció fantástica y tardé bastante en leerla. Es una novela larga y la interrumpí demasiada veces. El título original, The Thorn Birds, es pro primera vez infinitamente más choto que el que le pusieron en español, que es poesía, tragedia y amor. Fiel ejemplo de novelas que relatan varias generaciones de una misma familia, ésta va desde 1915 a 1970 aprox.

Además de esta trama, el protagonismo se lo lleva el romance imposible entre Meggie Cleary y el cura (Sí, guachos, un cura que se enamora de una zorra. Es novedoso) Ralph de Bricassart.

La primera parte de la historia, que se centra en la infancia de Meggie en la Nueva Zelanda de principios de siglo, me pareció una réplica de muchas de las cosas que leí en Viaje a través de la locura. La lectura sumamente reciente, ciertos hechos parecidos y la similitud Meggie-Mary me confundieron en toda esta parte. Re loco (Ba dum tsssss)

Y luego está The Corrections, de Franzen. Un delirio. La composición de los personajes supera con creces a la historia. Fascinante. Leer en inglés algo más complejo de lo habitual fue tedioso y edificante. Tengo en la lista de libros pendientes demasiados títulos. Cuando cobre, corregiré eso al menos un 10%. Esto fue todo. Ah, una cosa más: el rabino Bergman se puso un 8. Como the president. Qué ganas de ser judía para rechazar a mi representación gubernamental.con esa validez que sólo la pertenencia otorga. Cuándo dejarán de rompernos el ocote.