miércoles, noviembre 23

Gatitos, teléfonos, La nada, Bolivia y Wikipedia.

Ayer, Franklin (el toga) cumplió un año en Franklin (mi hogar). Atravesamos momentos de zozobra, con su cistitis de un mes completo en el que dejé un aguinaldo en la veterinaria, y el ingreso de una rata que no cazó porque es el gato más fuckin paja del barrio.

Me dejé el celular en un taxi. Román (el taxista) vive en provincia, trabaja sólo de noche, y no es muy entusiasta así que todavía sigo incomunicada. Uso la alarma de la computadora para levantarme. Hoy no funcionó. Llegué tarde. Es notorio cómo algo tan idiota como un celular trastoca tantos aspectos de la vida. Lo noté en el bondi que me trajo a la oficina. Percibo que estos días me cuesta menos concentrarme. Tengo más ideas. Me senté a escribir de nuevo. Es muy raro. Hay una canción de Loli Molina, "Chicos Raros" que me parece que está muy bien, sobre todo la versión de Sofar. Me enteré que está por hacer otro N/D Teatro. Bien por ella.

De todas maneras tengo que decirlo porque la piernita me tiembla. Un poco -bastante- siento ansiedad. Encima dejé de fumar en el día a día. No sé si pasar a ser una fumadora social es lo correcto. Tampoco sé si estoy tomando buenas decisiones. Hace cinco días que no tengo celular y ya leí dos libros, resumí tres cuadernillos para un final, cociné dos veces pastel de papa de rechupete, siesté como una vaca al sol, tiré bolsas y bolsas de cosas absurdas e inútiles que habitaban mi casa, intenté arreglar el ukelele. ¡Todas cosas lindas! Salvo lo del ukelele: no logré hacer nada con él. Eso me produjo odio y rencor.

Toda la gente que me rodea está rara como yo; somos todos muy consecuentes. Hace unas semanas leí Nada de Carmen Laforet. Me salió $50 en un puesto de usados. Estas cosas me ponen contenta. También compré un compilado de cuentos rusos y un libro de poemas bastante malo pero con hermosa encuadernación. Cada uno a 50 pé (Misma caja de ofertas). Cuando me apoltrono enfrente de un puesto de libros de usados, tengo una técnica de equilibrio mental y físico que nunca me falla. Piernas separadas ancho de hombros, pelvis hacia atrás, cintura escapular fija y fuerte. Nadie es capaz de correrme, y hasta no haber inspeccionado todo el sector no cedo la oportunidad a otro. Es el único momento de neto egoísmo y me lo permito con alegría y autoaceptación. Sólo cuando compro libros soy una cerda defensora de la propiedad privada y del sistema capitalista; es más: quiero serlo. Lloren, puaners.

Nada de Laforet no estuvo a la altura de las expectativas que tenía por las reseñas y las recomendaciones que me hicieron. Una coming of age story bien narrada, sí, pero no mucho más. Cuenta la historia de una piba del interior de España que se muda a la casa de parientes de Barcelona para estudiar en la universidad. Su familia, otrora rica, es ahora clase media venida a menos, y la novela cuenta sus días en la ciudad, sus coqueteos con la clase alta cultivada e intelectual, y sobre todo las grandes contradicciones de la época de posguerra. Estuvo bien, me entretuvo. Pero la terminé pensando qué iba a leer después.

Hace poco me enteré de que un profesor que tuve este cuatrimestre en Literatura Francesa escribió una novela con la que ganó un premio bastante importante, y que tiempo después revocaron el fallo porque "descubrieron que ciertos pasajes eran un plagio de Nada de Laforet". No tengo mucho para decir acerca de los plagios, creo que es claro, ya todos han hecho sus perentorios análisis al respecto. Me entretuve un montón en la internete con la polémica.
No leí la novela de Di Nucci, que dicho sea de paso se llama Bolivia Construcciones, pero cuando lo haga espero no encontrar el denunciado parecido; no tanto por cuestiones de copyright, sino porque habiendo tantas cosas copadas que retomar, hacerlo con esta novela me parece un desperdicio de energía intelectual. Di Nucci es raro, a veces no lo entendí en las clases. Pero me causa risa y me cae muy bien. Me prestó un librito hermoso de La Comédie Francaise. Es un personaje abrazable.

Acabo de ver en Wikipedia que Nada está incluída en la lista de El Mundo de las 100 mejores novelas en español del S XX. Por encima de, entre otros títulos, Pedro Páramo, Rayuela, La ciudad y los perros y Como agua para chocolate (que defenderé estoicamente cuando quieran y donde quieran -si es en una cocina mejor-)
Periodistas, dejen de pensar con el recto!

Por último, mi adicción a Wikipedia está atravesando un momento de manía y descontrol. Ir de hipervículo en hipervínculo es una pasión de multitudes. Googleando a "Jack, el destripador", llegué indistintamente a asesinos en serie, la condesa de Bathory, terrorismo, teorías conspirativas y religiones minoritarias en Mozambique. Un delirio. Terminé acá: https://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_de_Decelia

3 comentarios:

  1. Oh, Wikipedia, mi mejor amiga en las noches de insomnio y gran aliada para tirar datos que nadie sabía, y menos aun les importaban, cuando me junto con gente amiga.

    A la gente que me cuenta que está dejando de fumar las aliento diciendo que si yo dejé de comerme las uñas, se puede con casi cualquier cosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. wikipedia es adicción adicción. No me vengan con la gilada de la heroína. Ni decir la nicotina. Gracias, Hugh! jajaj

      Eliminar
  2. Googleando la letra de Chicos raros de Loli Molina di con este rinconcito de la interné y me dió asi como toda una nostalgia incontrolable de mi difunto blog y de mi tiempo como habitante de la blogósfera en general. Que bueno que la sigan ustedes aun después del face que pense que había matado todo eso para siempre. En fin, el punto de todo esto era que lo mío es como lo de la wikipedia pero que abarca a todo el interneto en general. Me voy para cualquier cualquier lado, y no lo cambiaría por nada en el mundo.

    ResponderEliminar

'Casa-quinta' es una palabra compuesta por una casa y un jardín.