jueves, agosto 25

Para Lanata hay pitos y no pitos y para Aguer está más a la orden del día demonizar la "fornicación" consentida entre dos adultos que denunciar los abusos sexuales infantiles perpetrados por los curas


http://www.eldia.com/opinion/la-fornicacion-159535


Es comodidad elaborativa decir que el cupo no es necesario. Obviamente no debería serlo. 
Ciertamente no es lo que yo deseo. Pero es lo mismo que pasa con las leyes pertinentes al aborto, a la sexualidad, a las drogas, no se trata de una elección personal alojada en el seno de lo privado: se trata de la urgencia y de la necesidad de políticas nacionales y públicas (y laicas, por el amor de dios).
¿La estructura cromosómica puede dictaminar capacidades? Por supuesto que no. Lo que yo me pregunto es de dónde piensa George que salen las desigualdades laborales, las desigualdades de remuneración y la violencia. Lamentablemente ya se decidió hace mucho que los cromosomas dictaminan cosas. Lo que a él le molesta es que se esté descentralizando la respuesta. Y lo de identificar a la vagina o a cualquier otro tipo de genitalia que no sea el pene como el "no pito", bueno, chicos, no le da. Pero en serio, no le da.

Lo de Aguer es un placer. Mientras leía pensaba cómo puede ser que estos curitas  reciban dinero -un montón de dinero, mucho, realmente mucho- que sale de nuestros impuestos. No sólo sostenemos al deleznable gobierno de turno, sino que también le bancamos la parada a una institución intolerante, homofóbica, misógina, cinica y delincuente (Hablo de la Iglesia Católica, no de Cambiemos)
¿En serio en 2016 seguimos debatiendo sobre sexualidad sí sexualidad no? Cojan y dejen coger. Pero no a los nenes, Aguer. Enfocá. Recordá que Dios está mirando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

'Casa-quinta' es una palabra compuesta por una casa y un jardín.