jueves, febrero 25

Una cabeza de caballo entre las sábanas

Nos juntamos un domingo con la rubia a ver El Padrino
ese lunes no trabajamos y haya paz.
Charlamos durante horas y pasa la cena
hasta las dos de la mañana nos colgamos
intentando solucionar el audio que se escucha bajito.
Tomamos vino y
hace un calor como para no ser digno.
Le robo una boleta de agua y me abanico.
En un momento mientras me pinto las uñas de los pies
levanto la cabeza y la rubia yace atrás del televisor
desenchufando cables.
Yo sola termino la película
ella duerme con los anteojos torcidos
con un montón de confianza.
Se despierta para abrirme la puerta
y mi casa está tan lejos que no existe
pero son las cinco de la mañana
y en un montón de otros lugares,
al igual que acá, está amaneciendo.
Miramos los colores desde la entrada
son varios hace mucho no veía salir el sol
el momento en el que sale
pienso: tranca si me intentan robar doy todo
pero porque a quién no pone creyente el sol.
Camino y me subo a un colectivo que me acerca
Estoy re lúcida
nadie puede dudar de que las cosas existen
arriba de un bondi.
Me pregunto por qué no progreso
y hay gente corriendo en plaza italia
a las cinco y media de la mañana.
Intento encontrar a alguien que conozca
nunca hubiera pensado que a esta hora la gente corre
pero tampoco pensé nunca en cuántos chinos
no sabrán usar un celular
y seguro debe haber una bocha
nunca me tomé este bondi
ya no sé cómo hacer
para controlarme y no llorar
al preguntarle al conductor
a dónde mierda vamos.

2 comentarios:

  1. Habría que establecer fehacientemente si los que corrían no estaban escapando de alguna trifulca propia de los boliches de la zona, o si no estaban tratando de bajar una acumulación de speeds con vodka -u otras ingestas-, o si en efecto eran runners con el celular adosado al bíceps.
    Yo he corrido varias veces a esa hora, y no sólo no progreso: tampoco bajo de peso. ¿por qué sucede eso? (lo siento, me gano la rima fácil e inconstante de un rapero).
    Tampoco sé usar celular, y no sé si se relaciona con el progreso, pero hay un par de apps que tienen algunas líneas, bondicom, cuandollega, bastante útiles.
    Igual, creo que el 55 no la tiene.


    (cuando uno necesita aclarar que está lúcido, mmmmmmm)

    A dónde mierda vamos es la pregunta que signa nuestras vidas. Y no hay una Peuser que nos permita aliviar a priori esas dudas, tener en mente el camino a seguir y no mariconear (?) preguntándole al bondidriver.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Corrían por deporte, Anónimo. En todo su contenido semántico.
      Soy una de las pocas afortunadas que no tiene 3G y vive feliz, así que esas aplicaciones no hacen mella en mí. Estaba superlúcida, superlógica. Y lo de no mariconear me hizo acordar a un entrenador que tuve, que la materia "psicología deportiva" la había cursado con Iorio de JTP. Dejo un pensamiento de caracol, ¿Qué haríamos si un bondidriver nos tirara la posta? Besos van

      Eliminar

'Casa-quinta' es una palabra compuesta por una casa y un jardín.