martes, agosto 11

A la noche a las diez en Parque Centenario

Me encontré un woofer y dos parlantes de la concha de la lora en una caja junto a una botella de whisky vacía. Me llevé la caja por puro deporte ciruja, no albergaba ningún tipo de esperanza de que funcionara nada. 

Acabo de conectar todo. 
Se va a saltar la pintura de las paredes. 
Los graves se sienten en el alma. 
Es tanta mi emoción 
que no puedo dejar un tema 
por más de unos segundos. 
Nada es suficiente. 
Somos sonido.

1 comentario:

  1. Supiste estar en el lugar indicado en el momento justo. A mi me pasa exactamente lo opuesto jajajaja, una vez me robaron con una pistola de pedernal como las que habrían usado los conquistadores españoles, sólo a mi me pasan esas cosas.

    ResponderEliminar

'Casa-quinta' es una palabra compuesta por una casa y un jardín.