martes, junio 9

Planta Baja, papá

Tengo un vecino que esta aprendiendo a tocar la melódica. No cualquier vecino, es mi compañero de piso; su sala de ensayo comparte pared divisoria con mi dormitorio. Noto con la progresión de los días que tiene severas dificultades motrices, nadie puede tardar lo que tarda en incorporar un movimiento determinado. Estamos hablando de una melódica.
Eso no es lo peor. Soy una mina paciente. Sobradas pruebas hay de que si no maté a nadie aún es porque ya no voy a hacerlo:

-El hijo de puta que arregló su auto en la vereda durante 6 (seis) meses consecutivos al lado de mi ventana.
-La pareja del cuarto que decidió que todas sus rupturas y reconciliaciones tuvieran lugar en el palier de entrada del edificio.
-La vieja opusdei del sexto que me dijo que estaba muy contenta de que yo fuera una chica tan joven y tan religiosa porque prendía velas a la noche. Le dije que ponía velas porque me parecía erótico. Se quedó helada como un hawaiano en la Antártida. Y bueno. Al menos se lo dije de forma amable, no sé si lo habrá apreciado.
-Los pibes del tercero, que están en el centro exacto del edificio, hacen una fiestas eternas que dan ganas de tocar el timbre y meterse en la orgía. Eso si no tenés que estudiar o trabajar. (keyword: siempre tengo que estudiar o trabajar los fines de semana)
-La pareja aburridísima del quinto, con dos pibes insufribles, que se quejan de lo que aún no existe, de las expensas que aún no subieron y de los que cogen fuerte (sic)
-El de la melódica. Jamás me quejaría porque yo toco a cualquier hora y nunca nadie se quejó, sería una injusticia pedirle que pare. Pero ya me esta cargando de tinta el tintero conceptual. a quién se le ocurre tocar algo, cualquier cosa, un domingo a las 7, 7 y media de la mañana? Y a quién se le ocurre, por el amor de jesucristo, tocar UNA MELODICA en ese momento semanal?!
Te levantaste desvelado, o estas de gira, ponés la pava para unos mates y pensas: ey, Melódica time! Piedad, vecinito, piedad.

Pero nos queremos y nos entendemos. Hace dos semanas en serio *llora sobre el teclado* su repertorio consiste en la intro de "El pibe de los astilleros", la melo del cántico de cancha: "vengo del barrio de boedo, barrio de murga y carnaval...", y -esta es su preferida- "Los caminos de la vida" de Vicentico *solloza fuerte y se tapa la cara con una mano, teclea con la otra*.

Cansada de este tiranía auditiva, el jueves a la noche tomé la riendas de este equino sordo. Recién llegada a mi hogar, prendí el horno, fui al cuarto a sacarme el abrigo, y empecé a tararear "Los caminos de la vida no son lo que yo esperab..." MOMENTO. Me quedo en silencio, escucho su melódica de base y comprendo que su tortura había penetrado mi núcleos perceptivos. Había llegado a la normalización.

"Conmigo no, Equino."

Le grité: "A ver cuándo una de Calamaro! Esta ya te sale bien, ya estamos con esta!"

No sé por qué dije Calamaro. Si hubiera sabido que iba a recibir tan bien mi acotación hubiera aprovechado para pedirle una de Coltrane. En una de esas le pega el estresazo y para. Pero no. Porque es tenaz. Y sabe escuchar críticas. Hoy martes de paro me desperté con "Cinco minutos más (minibar)" de Calamaro. Me lo merezco por idiota.

6 comentarios:

  1. ¿Será el comienzo de una relación...? (?)

    ResponderEliminar
  2. 4:33, de John Cage!!! Esa tocá! (?) (?)


    ResponderEliminar
  3. La imagen de la señora horrorizada por tu uso de las velas me hizo reír para afuera.

    Me re gustaría vivir en un edificio por un tiempo, nunca tuve esa oportunidad y siempre que salen con ese tipo de historias me imagino lo que les haría si me molestaran.

    ResponderEliminar
  4. Estoy sentada sola en el balcón de mi novia y me río sola, en voz alta, porque esta escena de situación es demasiado genial.

    Sus vecinos cuando no estudian anatomía en voz alta (ya estoy para mapearte el cuerpo humano), no pelean y no se reconcilian, tocan el teclado. A la hora de la siesta. Y la de arriba mueve los muebles de lugar a la madrugada. Un encanto todo.

    (Casi un mes después de publicado esto, pregunto: ¿anónimo tenía razón?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Forma parte del folclore, veo. Los míos se turnan. A veces pienso que somos una gran orquesta desafinada de músicos pasados de drogas. Ahora mismo suenan unos martillazos. Delicias.
      Y por supuesto que no, Sofi. "Melodica time" es insoportablemente hinchapelotas, no insoportablemente amoroso jajaj
      besos van

      Eliminar

'Casa-quinta' es una palabra compuesta por una casa y un jardín.