martes, mayo 12

Teorema de las tardes

No importa si algun día terminás un doctorado
ni si a fin de año te recompensan por tu buen desempeño.
No importa si lograste acumular varias semanas de éxito,
ni si sentís que efectivamente lo logras.
Ser menos queriendo ser más
es tan terrible,
de las peores mentiras
es la mejor verdad.
Porque después,
cuando llegues a casa, cualquier día,
cuando camines unas pocas cuadras
por la ciudad, con apuro y con un propósito,
cuando te sientes en una silla
y tengas que mirar a alguien a los ojos
y notes que estas diciendo cosas
que aprendiste a decir
con el tiempo y con paciencia,
te vas a acordar,
fugazmente,
como una foto que alguien sacude frente a tus ojos
y se la vuelve a guardar,
del día que te sentaste a mirar
cómo ese día se iba
en remera y sin zapatos
y no te quisiste abrigar
porque sabías que
mientras el sol te diera en la cara
tendrías
respuestas.

2 comentarios:

  1. Hay algo tranquilizador en el sol que te da de lleno en la cara y te calienta la piel y te hace entrecerrar los ojos. Algo así como la calma de saber que eso es real, que está ahí fijo e inamovible, que no importan las vicisitudes de la vida (que siempre es TU vida, porque si no es la tuya no cuenta) el sol sigue ahí esperándote todos los días, o casi. Que si se fue, va a volver.

    (Y no sé que tiene que ver con tu poesía, pero pensar en la sensación de "ouch" que me dieron las primeras líneas es menos alentador y la sensación del sol del final la compensa ampliamente y se siente mejor).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Mucho 'ouch' lo primero? A mí me da tranquilidad. Si no me recordara ciertas cosas no podría sobrellevar la demanda que mi yo responsable hace de los precarios recursos que posee mi cabeza.
      Ayer tuve que estar una hora en un pasillo para entrar a rendir, entre gente nerviosa y todos fumando a mansalva, y me la pasé rememorando un fin de semana entero en el que hice una gran siesta de 48 horas abajo de un árbol toda tapadita mientras amigos cocinaban y hablaban a los gritos. Un fin de semana abrazada, querida y en silencio. Necesario.

      Eliminar

'Casa-quinta' es una palabra compuesta por una casa y un jardín.