viernes, mayo 1

¿De qué hablamos cuando hablamos de consumir?

Probablemente algunos hayan leído esta nota :  http://www.clarin.com/ciudades/soy-una-vegana-arrepentida-firpo-portenos-bereciartua_0_1347465286.html. Yo hoy quiero contarles la verdad.

Hace unos días estalló el facebook del diario de la corneta a causa de la nota titulada: "Soy una vegana arrepentida", que provocó su replicación miles de veces en otros medios y muros, infinidad de likes y cientos de comentarios violentos y desagradables (y por supuesto, fuera de contexto).

La historia es berreta y cortita y al pié, como todo aquello destinado a producir un efecto directo: Una piba joven vegana que, con implicancias físicas desfavorables por este último motivo, empieza a trabajar en una parrilla muy conocida en el ambiente y termina morfando carne a mansalva con gusto y placer, enderezando así su salud desmejorada.

Entiendo la indignación de algunos lectores. Antes de tener pleno conocimiento de lo que estaba pasando con la nota, me espantó más la nota en sí que el asunto vegan. No sé si la cita inicial -desafortunada, por cierto-, se refiere a Krishnamurti o a Cris, la dueña de una dietética acá a la vuelta que me prepara un mix de cereales para el infarto. Cuando llegué a la pregunta que el periodista le hace a María, la piba en cuestión: "¿Los veganos son como los barrabravas de los vegetarianos?", interrumpí mi lectura porque hay cosas que me exceden. Y luego, claro, me enteré de esto que vengo a contarles.

Desglosemos algunos elementos, ¿quién es el periodista que firma esta nota? 
Luego de rastrear información acerca de este personaje -lo confieso, no más de dos minutos, quizás tres-, saltan notas de Hernán Firpo en el diario Clarín, en La Nación, en algunos otros medios por aquí y por allá, y dos novelas. Ah, y un twitter cargado de comentarios muy pobres, pero eso es una apreciación personal, todos podríamos disentir eventualmente. Lo que deja pocas posibilidades de discusión es el hecho de que Hernán Firpo es amigo del dueño de La Dorita, Sebastián Valles. 

¿Les interesaría saber que estas preguntas no fueron hechas de esta manera, que esta chica nunca fue vegana, y que, dato boludo de color, sigue anémica? ¿Leyeron realmente toda la maquinaria solapada, que esta ahí para quien quiera leer, pero se mantiene escondida para quien solo quiera tildar a la piba de ignorante y pelotuda? 
Les dejo algunas citas para aseverar el concepto:


"(...)un choripán puede surtir el efecto del tango para un exiliado político o económico" 
"Trabajar en la casa de un carnívoro es como hacer votos de castidad en una playa nudista. " 
"El aroma del bife de chorizo. Esa fue la clave de mi patinada... ay, que me disculpen los veganos, pero ese perfume hizo que replanteara mi vida."


Ese perfume hizo que replanteara mi vida. Bueno. ¿Saben cuál es la especialidad, el caballito de batalla de La Dorita, esa parrilla tan conocida que aparece destacada en la nota? El bife de chorizo. Los días subsiguientes a la publicación de esta nota, ¿Saben qué fue lo que hizo que el restaurante se llenara y se ordenara una y otra vez lo mismo aumentando maravillosamente las ventas? El bife de chorizo.

La defensa descansa. No seamos tan inocentones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

'Casa-quinta' es una palabra compuesta por una casa y un jardín.