viernes, abril 24

Trenes

Lo primero que pensé el día en el que todavía siendo muy chica 
viajé en el tren Sarmiento en el vagón de bicicletas,
fue que mi vieja me había dicho que jamás viajara en el vagón de bicicletas.
Iba apoyada en una puerta
de la que me despegaba en cada estación
mirando el techo abollado de una de las esquinas.
Un chico que me gustaba mucho había dicho que
si se viajaba en tren se miraba para afuera;
era la época en la que intentaba emular sus consejos
para llegar a ser lo suficientemente buena,
pero yo ese día iba 
en el vagón de los requisitos
sin los requisitos,
y me sentía mal, y tenía miedo
porque en ese entonces no me tomaba trenes
y mamá diciendo
'Jamás viajes en el vagón de bicicletas'
y el chico que me gustaba que decía
'Si se viaja en tren se mira para afuera'
y yo intentando unir todos los axiomas del mundo
y cerrar la boca, porque cuando pienso en tránsito
la mandíbula se me baja sola.
Tiempo después pensé: qué estupidez, 
¿Qué tiene el vagón de las bicicletas?
¿Y si tengo una bicicleta?
¿Por qué tengo que mirar para afuera? ¿Y si lo que hay afuera
es más feo que lo que hay adentro?
Hago el esfuerzo pero no puedo acordarme
a dónde iba y mucho menos por qué estaba sola.
De todas manera ya no importa.
''Jamás viajes en el vagón de bicicletas''
es una máxima que queda
como los padres que les dicen a sus hijos
seguí tu corazón
nunca te traiciones
hacé y hacé con pasión; así como
''Cuando se viaja en tren se mira para afuera''
es la que queda después de tamizar concienzudamente un amor
pero circunscriptas ambas 
a un tren en movimiento,
a un vagón lleno,
y a una piba que nunca jamás 
va a olvidar.


martes, abril 21

Habitat

Hubo una persona que desarrolló
la teoría de la existencia de un planeta
a 3 billones de años luz del suyo
y que tiempo después
se desacreditó a sí misma.
Recapitulando, por lo tanto,
ya hubo un planeta
que se descubrió y se desvaneció
del que nunca tuviste datos
y solo por eso y porque
soy jodida, te digo:
podría ser la Tierra.

Al principio todo esto 
va a sonar descabellado,
como decidir abrir una fábrica
de bikinis en invierno,
pero todo al final
se desprende por pura lógica;
y así como en verano se corta
madera para el invierno,
en invierno se hacen cosas
que parecen descabelladas
porque hace frío,
la madera ya esta cortada
y resulta que tenías estufa eléctrica.

Ja! Imaginate:
te pasaste toda una estación
cortando troncos para no sufrir el frío
y cuando llega el momento
te das cuenta que no tenés chimenea
y que te comiste alto mambo ajeno.

Viste cómo después todo encaja
y ya no resulta tan descabellado
decidir abrir una fábrica de bikinis en invierno
y reaprender a salir a la calle
sin un propósito que uno no eligió.

Vení, salgamos a combatir
la pobreza emocional
con camiones de llantas gigantes
esos que pisan autos en las películas
pero decidamos no pisar autos
y solo usarlos para pasear.

Cuando se calmen
las olas que hicimos
todos van a saber que
en el patio de mi corazón
crecen plantas salvajes
que no me preguntan si pueden quedarse
porque todo aquel que me habita
no tiene que justificar su presencia.

domingo, abril 19

Otra traducción: -Trivial Pursuit-

Diluviaba,
caían sapos del cielo,
y me mandaste un mensaje
ya que habías llegado
pero no podías cruzar.

Bajé por las escaleras
sintiéndome excitada y contenta,
nunca había visto a nadie
esperándome bajo la lluvia.

El panorama era un poco peor
que el que sucedía en mi cabeza:
el agua corría como un río furioso
calle abajo, un auto
empezaba a despegarse del suelo.

-Va a salir flotando!!- te grité entre el ruido
de las bocinas y la gente y la lluvia persistente.
Asentiste con la cabeza,
y ese gesto me hizo querer cruzar
pero el agua me pasaba los tobillos
y corria fuerte, pensé en el peligro,
-Esto es una buena metáfora!- te grité desde la vereda opuesta.

Seguía lloviendo.

No asentiste.




Bette Teller, "Things we say on drugs", 2014



jueves, abril 16

Filosofía

Yo te pincho, vos me pinchás,
y es como si hubiera una diferencia
sutil pero significativa
entre los dos mundos que hace que uno
haya vivido la epidemia que el otro ignora.

Los problemas salen a trotar desnudos
y mientras le pegan la segunda vuelta a la plaza
nos damos cuenta -qué mentes brillantes-,
que hay que hacer seriamente foco
en lo que realmente importa.

¿Pero para qué pensar en trascendencia
si podemos destrozar cosas?
¿Para qué pensar, qué delirio, en soluciones
si podemos, fácilmente, hacernos mierda?

Mientras sangramos nos acordamos
de los nenes en los supermercados
que miran las pirámides de latas de arveja
y que fantasean con sacar una de abajo
y destruir el mundo.

Es cuando sangramos que nos acordamos
del tipo que mira al tipo parado
sobre la línea amarilla del andén
mientras piensa en darle un empujoncito leve
y antes de evaluarlo mejor,
el tren se detiene
y todos llegan a tiempo
a oficinas empotradas
en el corazón de la ciudad.

Yo te pincho,
vos me pinchás
y me reconozco
en cada grito de gol
de un partido entre
dos equipos
ya descendidos.

Será un desastre pero
si me preguntás prefiero
la filosofía de la faca
a la filosofía de la faca.



-Laura Biagini / Ignacio Bereciartúa-

martes, abril 14

Mamá me llama y me pregunta qué tal ayer

I- 02:00, casa- Busco una receta para hacer masa pascualina casera.

II- 04:00, sueño- Pregunto cómo llegar a un lugar, me dicen la intersección de calles: Coronel Diaz y Prostitución Heroica. Prostitución Heroica vendría a ser el nombre de una calle. 

III09:00, colectivo línea 99- Una mina hablando por teléfono: "El querer no tiene un stop"

IV15:00, Sanatorio Franchin- Voy a entrevistar a un cirujano, de la sala de descanso sale un médico con un pebete de J&Q en un bolsillo del ambo y una gaseosa en el otro. Buscadores de médicos con alforjas, ya saben a dónde dirigirse.

V-16:00, oficina- Encuentro un papel revolviendo la cartera que dice: "Importante!! Llamar a (ininteligible) antes del 27/04" ¿A quién?! ¿A quién tengo que llamar? Oh, dios, sacrifícame.

VI-17:10, calle- Atiendo el teléfono, número privado, me dicen: hola, putita. Digo: Sí, quién habla?

VII-18:00, casa- Encuentro cien pesos en el bolsillo trasero de un pantalón que no uso desde el pasado invierno. Bailo en bombacha mientras canto "I've got the power".

VIII-19:30, clase- Les pido por décima vez que se callen a dos boludas atrás mío que se estan relatando una historia que compite en extensión con el audiolibro del Quijote. Una de ellas cuando me doy vuelta me dice: Olfa. Me emociono y la felicito, sé apreciar la originalidad.

IX-23:30, casa- Me agarra antojo, hago pochoclo y en simultáneo me acuerdo de que no soy buena con los cálculos. Finalizo mi día sacando maiz de abajo de la heladera.

domingo, abril 12

Transpolar

Ayer sábado asistimos a Transpolar, un ciclo de poesía y música que cada dos meses organiza Fernando Gabriel Caniza en la Librería Alamut, un reducto hermoso en la Aorta de Palermo. La idea del ciclo es la melánge de diferentes expresiones artísticas, quizás un poco pretenciosa desde los papeles, pero la intención es original y genuina. 
Cada poeta o narrador debe elegir un apoyo visual que se proyecta en pantalla gigante mientras recitan. Puede ser un video casero, una presentación de imágenes, un fragmento de documental, lo que sea, siempre y cuando haya cierto vínculo entre lo que se lee y lo que se proyecta. El único que a mi entender dió en la tecla en este aspecto fue Mariano Dorr.

Leyeron sus poemas Cristian de Napoli, Romina Freschi y María Mascheroni, y Mariano Dorr leyó un fragmento de su última novela, mientras que la música estuvo a cargo de Karina Vismara (convocada a último momento, porque iba a tocar Betty Confetti, pero no pudo ir).

Cristian de Napoli estuvo muy bien, linda lírica y linda lectura, combinación disfrutable. Me hizo acordar a Willy Crook por el look, una locura.
Disfruté mucho la lectura de Mariano Dorr, leyó antiheroica y neuróticamente, su decir sin pausas hizo que no me moviera ni un poquito en la silla.
Romina Freschi fue una decepción. De los que se presentaban, era a la que más había leído. Me gustan mucho sus poemas, pero como narradora ante un público es una gran poeta.
Ahora bien, si vamos a quitarle estrellas a alguien, hablemos de María Mascheroni. No me quedó en claro si sólo lee como el orto pero su poesía es buena, porque fue francamente soporífera. Estiraba los versos como si estuviera amasando pastas un domingo, hacía pausas innecesarias en las que miraba al público, y en ningún momento llegó a encontrar una cadencia en la cual alojar lo que leía. Desesperante.

La música fue la reina de la noche (hace mucho quería escribir algo con la expresión reina de la noche metida en algun lugar), Karina Vismara la descosió tanto que salí amigada con el mundo. Folk de nivel bien sustentado por fantástica guitarra y una voz trabajada, profunda y robusta. Pensándolo bien, es lo que más recomiendo de la velada.


Ascenso en la pirámide social
es no tener la necesidad
de hacer las compras
en supermecados Día.

sábado, abril 11

Precisión

"Lo que me tranquiliza es que todo lo que existe, existe con una precisión absoluta. Lo que sea del tamaño de una cabeza de alfiler no excede ni una fracción de milímetro más el tamaño de una cabeza de alfiler. Todo lo que existe es de gran exactitud. La pena es que la mayor parte de lo que existe con esa exactitud nos es técnicamente invisible. Lo bueno es que la verdad llega a nosotros como un sentido secreto de las cosas. Terminamos adivinando, confusos, la perfección."

Clarice Lispector

viernes, abril 10

La vida esta siempre
un paso adelante y en otra parte
te descuidas y pum
te atropellan en una esquina
te distraes y plin
te acarician para despertarte
te confiás y paff
lo perdés todo
te distraes y pácate
estás muy viva.

miércoles, abril 8

Hay que confiar en las cosas
como los verduleros de barrio
estiman el precio de dos manzanas:
sin pesar
sin multiplicar.

lunes, abril 6

Un final felíz (Gabriela Liffschitz, 2004)

La verdad no importa,
no lleva nada de un lugar a otro, 
porque esa verdad 
resulta que es intransferible, 
sería algo así como un ¨made in¨ 
sin mercado exterior. 
Una marca de origen que 
bajo ciertas convenciones y entelequias
se puede pensar transferible. 
La verdad, la de cada uno, es de una inflexibilidad 
constitucional y necesaria, 
es una estaca clavada en la retina. 
Tal vez su consistencia
sea inversamente proporcional 
al fantasma.

sábado, abril 4

Unicorns

El sábado te llevaste las últimas cosas.
Hoy me desperté
recordando que era lunes
y debía irme.
Me duché y cuando corrí
una crema del estante
dejé a la vista el perfume
que nunca usaste.
Me lo puse para ir al trabajo
y me dijeron
olés rico pero a hombre
les dije
huelo a un hombre
uno solo
¿Cuánto dura un perfume grande?
¿Un año? Poco importa.
Voy a acabarme esta botella.
Te voy a llevar durante un año
y luego voy a olvidarme de vos.

                           -Bette Teller- "Things we say on drugs", 2014



Nota: lo traduje y primero lo pensé en español neutro pero soy débil.

viernes, abril 3

Comida, manía, y el Heart Attack Grill

Cuando todavía tenía televisión e insomnio veía como a las 3 de la mañana en un canal de esos del triángulo de las bermudas televisivo tipo el 68 o el 69, un programa yanqui de un chabón que recorría Estados Unidos parando en pueblos y pequeñas ciudades a mostrar las comidas más contundentes que sirviera cada lugar.
La segunda parte del programa consistía en el desafio (que todos los restaurantes y grills tenían escrito en una pizarra) al estilo: comer 2 kg de chicken wings, medio kg de papas fritas, dos porciones de pan con mantequilla y un vaso gigante de gaseosa o birra en una hora.

Resultado de imagen para chicken wings
Debo aclararlo, era un programa bastante pedorro, que aca encima lo daban doblado al español neutro, y yo, misterios de la vida que no intento dilucidar, lo disfrutaba mucho. Me parece fascinante analizar la cultura trash de EEUU y la relación que tienen con el morfi. Hay ciertas cosas que en serio, solo podrían suceder en un país tan extralímite como ese.

Lo ponía a la madrugada y se escuchaba: "Oye, dile a Mike que estas sí son unas verdaderas chuletas de cerdo, amigo", y de fondo se escuchaba la voz original mucho más baja que decía "dude".
Cuando efectivamente lo agarraba, porque nunca supe el horario exacto en el que lo pasaban, tenía una sensación infantil de que era la única que lo estaba viendo en todo el país. Hubo noches que me enganché tanto que he llegado a poner la pava para el mate.
Por razones que me exceden ya no tengo más cable, descarté la televisión, y no hay casi nada que extrañe de sentarme a mirarla. Excepto, claro, ese programa horripilante y fantástico.

Hace un tiempo me enteré de una cadena de comida rápida de Las Vegas que le cantó quiero vale cuatro a cualquier otra propuesta de comida basura en el planeta, Heart Attack Grill.


Resultado de imagen para heart attack grill quadruple bypass burgerAhí les dejé la página para que descubran este engendro. Las monstruosas hamburguesas son llamadas Bypass, doble Bypass, triple Bypass, y así, incluso hay Panchos coronarios (!!!).

Resultado de imagen para heart attack grill quadruple bypass burger
Venden cerveza, vodka y whisky en jeringas y frascos de pastillas de prescripción, y el super combo incluye un paquete box de cigarrillos sin filtro. Te dan un camisolín de hospital para comer, las mozas van vestidas de enfermeras hot y si lo solicitas, te llevan hasta tu auto en silla de ruedas después de la insalubre comilona.

Ah, y si pesás más de 160 kg, comés gratis luego de que una de las enfermeras te pese.

Orgulloso, "Dr. Jon", el creador de esta propuesta, asevera que él solo dice la verdad, no le miente jamás a un cliente, y que sí, su hamburguesa más grande tiene 10.000 calorías y puede matarte.
Pero no caigan en la emoción por su sinceridad brutal, si hay algo que ya aprendimos todos es que eso también forma parte del marketing.

jueves, abril 2

Medidas

Hoy pensé en vos
mientras iba a comprar
media docena de huevos
y en la noche en la que me tiraste 
media copa de vino
encima de una remera que había tardado
media hora en elegir.
No sería sincera si te dijera
que sé qué fue lo que pasó, pero
quería que supieras que a pesar
de estar todo partido a la mitad,
te recuerdo entero.