miércoles, marzo 25

Dejemos de ser
el perro esperanzado
que espera atado en la esquina 
a que el dueño salga de la panadería 
sin nada para él.

3 comentarios:

  1. ¡Me encantó!

    Weber decía que la esperanza y el miedo son los condicionantes de la dominación.
    Yo trato de no tener ni esperanza ni miedo, pero no suelo lograrlo. Ja.

    ResponderEliminar
  2. jajaj Manú, deberías ser guía espiritual.

    No se tu nombre y dirigirse a alguien como 'no soporto a la gente' me suena irrespetuoso y a mí me crió una familia pasional en lo que respecta al respeto. Qué linda la última parte, respecta al respeto. Como sea, hijo mío, te llamarás Fulgencio porque me re cabe, lástima Batista. Weber era un gato. Además del nombre Fulgencio, me cabe un poco el método científico. Pero no podemos negar que en los aspectos de la dominación dió en la té. Besos, Fulgen

    ResponderEliminar

'Casa-quinta' es una palabra compuesta por una casa y un jardín.