domingo, marzo 22

Aire

I- La mayoría de las veces no sé qué es lo que estoy sintiendo. Pero me da esperanzas.

II- Una noche de sábado a las cuatro de la mañana terminé de ver La Grande Bellezza y me quedé vacía. Después pensé qué vergüenza nunca vi la Dolce Vita. 

III- A los 13 enganché en la televisión una película en la que Marcello Mastroiani perseguía a una mina en unos pastizales hasta que la agarraba y se revolcaban y la luz iba bajando y la escena se esfumaba en negro y después no me acuerdo qué pasaba.

IV- Ayer tuve mi tarde noche punk de la semana (mi playlist de punk es hermosa) y justo después de un disco de Eterna Inocencia que me dejó estúpida empezó a sonar esta canción:

https://www.youtube.com/watch?v=qchlZK2JaF8

Temón que muchos conocerán por Violencia Rivas, que los violadores se supone le hicieron a Anita Ekberg, la protagonista icónica de La Dolce Vita. Yo sé interpretar los mensajes, así que me bajé la puta película y la pienso ver mañana, dicen por ahí que La Grande Bellezza no le llega a lo talones, pero lo que dicen por ahí en general es verdura, lo comprobaré por mí misma.

V- En otro orden de cosas, qué lindas las canciones que arrancan con bajo y distorsión, me hacen picar el corazón.
Otra: https://www.youtube.com/watch?v=cMOAXm94VWo
Y una versión en vivo: https://www.youtube.com/watch?v=SGJFWirQ3ks

Qué ganas.

4 comentarios:

  1. ¿Valió la pena La Dolce Vita? Yo anoche estaba en un bar en el que había, entre varios afiches de cine, uno de "Novecento", y caí en que jamás vi ni siquiera un minuto así que pasó a la (extensísima) lista de pendientes.

    ResponderEliminar
  2. Valió la pena, Hugh. Bella película, la grande bellezza y esta son bastante parecidas y bastante distintas. Che, te odio, ya me habia olvidado de Novecento. Antes de cargarla me debo abastecer de vino, pan y paltas, no puedo mandarme asi como asi a semejante rollo cinematografico.

    ResponderEliminar

'Casa-quinta' es una palabra compuesta por una casa y un jardín.