lunes, enero 19

1.
Me dijiste algo importante
mientras mirábamos a dos pibes
disputarse el mando de la pinza
de una maquina peluchera.

2.
Quería algo irreversible
que me arrancara de la tundra
de mi corazón endeble
y ahora ya no puedo explicarlo.

3.
Abajo de nuestras parrillas costales
hay una feria de fabricantes de explosivos
me siento expuesta como los peluches
de las máquinas que tanto les gusta
a los pendejos a pesar de las pinzas
que nunca aprietan lo suficiente.

4.
Soy el peluche
lindo y esponjoso
si me apretas la barriguita
quizás escuches algún estallido
producto de los fuegos de artificio.

5.
Me dijiste algo importante
pero no escuche un carajo
porque justo estaba decidiendo
que el relato de mi vida
iba a ser una crónica
de esas en la que la cronista se la juega
y va por más y vuelve con una historia
que le costó encontrar
pero vuelve.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

'Casa-quinta' es una palabra compuesta por una casa y un jardín.