domingo, diciembre 14

Número atómico 11


A veces pierdo la prisa sentada
en una silla con respaldo
me detengo en cosas sin complejidad
pensando en los elementos que las componen
y me propongo ser auténtica
como las hojas secas de las plantas de la ventana
que se caen porque el viento las empuja
y ruedan por la vereda desprotegidas pero libres.

Hay veces que descubro tímida
el cuadrante exacto donde la bala se aloja
y lo miro, lo acaricio y no la saco
porque quizás no sea eso lo que ayude
a que la premura se vaya.

Pienso que lo mejor que tenemos
es incompleto como la idea
de que solo una hoja muerta pueda volar
pero contundente como la calma
que acompaña al fin de todas las tardes
la que apaga las luces
la que enciende el resto de las cosas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

'Casa-quinta' es una palabra compuesta por una casa y un jardín.