domingo, noviembre 23

Es domingo y mañana también

Nunca llovió por siempre
parece un lugar común
pero eso no nos libra
igual nos olvidamos.

Conozco los alcances de la paciencia
y se de hecho lo dispuesto que estarías
a responder a la inconciencia
más que a la seguridad de estos dìas
que se suceden
           se prefabrican
                      nos cambian.

Así como los días pasan
podes estar seguro
vamos a pasar nosotros
de la muerte no sé mucho
porque no suelo morirme
pero nunca llovió por siempre
al menos hasta ahora.

No me digas: pareces una profeta
pero yo sentí el sol picando fuerte, sí,
anhelé el frío de la nieves
cuando el viento caliente pegaba,
quise calor cuando la helada no me dejó dormir
transmuté la teoría de los deseos
tantas veces como veces me viste
peleandome con el pelo
intentando despegarme de la almohada
logrando apenas una contorsión ligera
resultado directo de poca energía
y mucha intención.

No sé cómo explicar ahora
que me abrí de la idea conductora
lo que tengo para darte
lo que te quiero dar
amasamos tanto las palabras
porque para algunas funciona
pero el amor no es como repiten por ahí
cada uno tiene su definición
como con la poesía
es una elección
que deja inmediatamente,
con efecto presente inmediato,
cosas y cosas por fuera
que solo duelen cuando uno falta.
Yo puedo hacer de intermediaria
entre el arbitrio y nosotros
entre el universo y nosotros
entre todas las pequeñas cosas que ignoro
y todo aquello que conocemos
aunque me digas que no hace falta
aunque no quieras
no sé de otra forma
soy ideas reducidas
fórmulas irreductibles

No hay comentarios:

Publicar un comentario

'Casa-quinta' es una palabra compuesta por una casa y un jardín.