domingo, noviembre 2

Artificio de técnica

Nos enfundamos en tela de colores de calidades varias. Nos ponemos cosas en los pies y nos colgamos otra tela cosida de manera tal que se le puedan meter más cosas entre paño y paño. Llevamos por las dudas materiales inútiles. Anteojos de lejos, botellas de agua. Anotadores. Biromes sin tapa. Nos detenemos en el palier y notamos que llueve. El tedio. Volvemos y agarramos un paraguas enorme. En la calle los paraguas chocan unos contra otros en su franja diametral más grande, cerca de nuestra cabezas. Los que no tienen paraguas se quejan de que no les dejan techo. Los que tienen paraguas se quejan de que el viento se los da vuelta.
Todos nos agolpamos en diferentes escenarios. Esquinas, Paradas de autobuses, Estaciones de trenes, Ascensores, Cafes, Instituciones. Y hacemos lo se supone.
Nadie dice en la vía pública lo que le da temor. Nadie dice hoy cuando me levante estuve triste. Estos días estuve pensando en la muerte. Nadie pregunta señor usted esta enamorado. Te quiero. Hola sonrisa. Che sabes que sos importante. No te lo dije ayer porque estabas preocupado por si te pagaban hoy con esos papeles de textura linda. Ahora que ya tenes los papeles te digo.
En cambio decimos respeto. Yo al mar, respeto. Estoy hinchado las pelotas. Cómo llueve. El viento me dio vuelta el paraguas, boluda, tremendo este viento. Ya estamos en primavera, qué onda?
Se pregunta directamente con la respuesta que se espera: ¿Todo bien?
Casi una dialéctica dictatorial.
Y si llegas a decir no, todo mal, la cara se transforma. Terror ¿Cómo todo mal? los ojos como dos huevos fritos.
A veces pienso que aprendimos a hacer estas cosas porque lo otro cuesta. Después bueno, me acuerdo que todos tenemos arcilla recubriendo los órganos, que se moldea con la intensidad de los que aprietan nuestro cuerpo.

4 comentarios:

  1. La última oración es genial.

    Pero también me hace pensar que si le dan mucho calor se amolda de cierta forma, endurece y después también existe el riesgo de que se pueda romper.

    ResponderEliminar
  2. Genial este cosmos: y si te cuento que ayer musicalicé la tarde con "willy crook and the royal we" todo gracias a los recuerdos que me trajiste cone el disco que subiste?
    Cuando era chica jugaba con crealina y me desesperaba porque, ya esta, ya lo asumi y no me molesta, soy lenta. Qué digo, lentísima. Me gustaba tomarme mi tiempo. Y si por ejemplo estaba haciendo un elefante, en el moemento en el que me detenía a pensar cómo hacer la trompita, la maldita arcilla se secaba y después era roca dura que se reía de mi porque no sabia trabajar con los elementos nobles del arte.
    Cuando estoy triste pienso que la arcilla interna es una crealina berreta. Pero cuando estoy feliz pienso que es arcilla fresca, de un blanco marfil, originaria.

    ResponderEliminar
  3. Siempre me pone contento cuando me dicen que escucharon tal o cual cosa por el blog, incluso una vez una chica me dijo que se enamoró escuchando un disco que había posteado en otro blog antiguo, me sentí como realizado, je.

    Los lentos algún día dominaremos el mundo, yo no tengo dudas de eso, nomás tienen que esperarnos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajja Hugh! Recién veo esto, por favor. Dominaremos todo, quizás en dos mil años, solo tienen que darnos tiempo.

      Eliminar

'Casa-quinta' es una palabra compuesta por una casa y un jardín.