martes, octubre 28

Estoy harta de la poesía bastardeada
por la cadencia de la noche.
Juro que si no fuera por la lluvia
por las faltas
por el grito que parte la tarde
por los que salen y dicen llueve
este sería un poema limpio
que no intenta vivir supeditado
a lo que creemos que significa.
Pero, puntos importantes:
llueve
me falta hasta lo que no se pronuncia
y seguro el grito se va a repetir
porque uno solo es mentira,
aqui en la calle
la repetición confirma la realidad
y nadie que escuche uno solo
se atrevería a hacer algo.
Si representara mi fidelidad para con este
rejunte de maravilla y error
en un gráfico sencillo,
la línea ondularía
como una serpentina en el aire
en una fiesta que termina.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

'Casa-quinta' es una palabra compuesta por una casa y un jardín.