lunes, septiembre 29

pobres esos corazones

A mi por ejemplo me cuesta tomar medidas del tiempo
así en el aire
el tema de los bocetos es muy amplio
prefiero medirlo en la disminución paulatina
del volumen de los frascos de oregano y aji molido
en el grado de deterioro de la ultima tanda de bombachas que adquiri
en el gas restante de la gaseosa que espera en la puerta de la heladera
hojas que quedan en el cuaderno
cantidad de veces que le di play a una cancion de fugazi
la decrepitud de un trapo de piso
prefiero no medirlo
pero cuando debo que
cuando hay deber
nada mejor que la transitoriedad de las cosas
es mas concreto es mas facil
para los que les cuesta percatarse
miren si se rompio algun vaso en las ultimas semanas
si lograron subirse a un transportador publico antes de que se cerraran las puertas
si ya dijeron que no ante una caricia
ahi esta pasando algo
que nadie sabe si es el tiempo
pero algo hay que decir

domingo, septiembre 28

Ivonne

Ivonne atiende el bar de la facultad
a la que yo iba cuando pensaba que ser médica
me iba a dar más felicidad.
Ella usa visera azul marino
y siempre anda con una cara de cansada
específica
como si segundos antes
le hubieran dado una noticia
que la agotara y la enojara
en proporciones parecidas.
Como si le hubieran avisado que la inflación,
que la calle
que la noche
que quizás
un novio que no la valora,
o la locura que le genera
atender tanto malestar
le va a comer el sueldo de acá
hasta que elija hacer algo.
Ella dice: "Quién sigue"
una y otra vez
transforma la frase en un mantra milagroso
que la acerque al horario de salida
Le da a las palabras su lugar de importancia
como a los múltiples pedidos que le hacen
las personas ávidas de conocimiento
y de café
y de certezas.

Ella no lo sabe
pero repite el
"Quién sigue"
así, sin signos interrogativos,
con la sabiduría del que conoce lo que sucede
si no se percata mucho de nada.
Repite una y otra vez,
tantas veces como cogidas
la vida te pega.
Seguí, Ivonne, seguí,
que se nos va lo importante
en el intervalo que se produce
entre el que ya esta atendido
y el que todavía no.

jueves, septiembre 25

Vecino

Vecinito.
A vos que le das duro y parejo al auto que estas reformando
exactamente enfrente de mi casa en planta baja
precisamente justamente en la ventana que da a mi cama.
A vos, que como un frasco de malas decisiones estas hace
dos semanas arreglando lo inarreglable
quiero decirte:

Quizás sea hora de dejarlo ir.
Quizás sea hora de que me dejes
dormir un domingo a la tarde.

¿Sabés dónde podés poner
tu voz moral en forma de amoladora,
esa que dice que por las tardes no se duerme?
En el capot, vecinito.
O en el baúl del rastrojero
que intentas con tanto ahínco reparar.

Si lo conseguís,
y creo que hablo por toda la cuadra
al decir que lo dudo mucho,
deseo de corazón que se te quede
en la General Paz en algún carril central
un viernes a las siete de la tarde.
Que se destruya en ese mismo lugar
que carga con el nombre de aquello
que no me estarías dejando alcanzar.

No vas a lograr conmoverme
tu registro ajeno es nulo
y sos malo

martes, septiembre 23

La verdad láctea es el detalle de calidad

Hay un cartel siniestro de Cablevision y Fibertel que veo hace dos mañanas en las que aparece una embarazada sosteniéndose la panza y una médica al lado sonriendo. Y la promoción del mes al costadito en colores. Necesito que alguien venga y me explique. ¿Cablevisión se metió de lleno en el desarrollo de la salud reproductiva? Esto esta re perverso.




Esto es una publicidad de verdad, forros:
Pancho haceme un pibe asi sin comas

Hoy fui a comprar libros a la librería norte que me gusta mucho, y los hice envolver para regalo como siempre, no todos, eran varios y le dije dos porque me dio calor, no soy la madre teresa de calcuta literaria, tanto libros iba a regalar?  El vendedor me preguntó por qué tantos de una editorial y le mentí. Me pesó la mentira cuando me fui. Siempre lo mismo. Perdón, vendedor bien predispuesto, perdoname. Todavia creo que hay que tener motivos.
En una libreria chojta una vez cuando mandé a envolver tres usados para regalo el tipo me pasó una birome para anotar en cada tarjeta el nombre del destinatario "y no confundirme" y me puse muy nerviosa porque mi mentira se estaba desvirtuando y anoté: Laura, Juan y Blanca.
Blanca?! Blanca?! Sí, Blanca. Me merezco todo lo que me suceda.

lunes, septiembre 22






La repetición es un lujo
que nos permitimos 
los que disfrutamos
de las cosas 
que no duran mucho.








domingo, septiembre 21

MI CARRERA LITERARIA -Roberto Bolaño-

Rechazos de Anagrama, Grijalbo, Planeta, con toda
       seguridad
también de Alfaguara, Mondadori. Un no de Muchnik, Seix Barral, Destino...
Todas las editoriales...Todos los lectores...
Todos los gerentes de ventas...
Bajo el puente, mientras llueve, una oportunidad de oro
para verme a mí mismo:
como una culebra en el Polo Norte, pero escribiendo.
Escribiendo poesía en el país de los imbéciles.
Escribiendo con mi hijo en las rodillas.
Escribiendo hasta que cae la noche
con un estruendo de los mil demonios.
Los demonios que han de llevarme al infierno,
pero escribiendo.

                                                                                    Octubre de 1990

viernes, septiembre 19

Hay



envejecer
es la elaboración arcaica y concreta
que el cuerpo hace del fin de las cosas
hay algo sabio en nosotros
aunque seamos unos idiotas.



martes, septiembre 16

Qué injusta soy con las horas
al creer que fue un fracaso
que se termine el día
y yo ahí.

Vi a la estrella salir y ponerse.
Vi aparecer a la luna por generación espontánea,
y esa idea:
tampoco hoy.

Es injusto este cuerpo de carne
que no puede medirse
en ciclos lunares
y en días sin control

Solo queda la maleabilidad de algo adentro
que parece inmóvil
y de cuando en cuando
cambia
como el paisaje de la ruta
cuando no estas atento.

martes, septiembre 9

Daga en el bastón

Una mañana de estas, me subí apurada al 151 porque el 168 no venía más y me senté al lado de un señor muy mayor un poco desagradable que tenía un bastón recto de metal. El señor en cuestión se paró para ir preparándose para bajar en el instante en el que se subió un viejo simpático y hermoso ayudado por un bastón de madera tallada con un nudo en la empuñadura.
A partir de ahora viejo 2 se ubicó en el asiento que había dejado viejo 1Viejo 2 vio mis zapatos -llaman la atención- y me dijo que eran muy lindos. Yo le dije que el bastón tenía mucha onda. Viejo 1, que estaba pronto a bajarse, miraba. Viejo 2 -el entrañable- luego de mirar a los costados me dijo: -Lo hice yo, y tiene una daga larga, parecida a una espada adentro, yo era herrero. Y acto seguido desenroscó apenas y mostró el filo orgulloso.Yo no lo podía creer. What the fuck, old man.

Comentario lúcido de Viejo 1: Ejem, eso es ilegal
Viejo 2: Bueno, hay que tener algo para defenderse llegado el caso
Viejo 1 : De todas maneras es ilegal.

Yo observaba la contienda verbal gerontológica todavía medio atontada por el horario. Estas cosas no deberían pasarme antes del mediodía.
Volviendo, Viejo 1 se bajó, yo me bajé después, todo siguió fluyendo y casi me había olvidado del asunto, pero hoy a la mañana el 168 en el que viajaba pasó por una parada del 151 y ahí estaba él, Viejo 2, paradito y fresco apoyado en su bastón esperando el bondi. Estoy completamente segura de que todo aquel que lo haya mirado ni siquiera sospechó lo que el tipo llevaba. El viejecin sonreía. 
A ver si nos entendemos. El viejecin sonreía y aguardaba paciente el colectivo y una espada de medio metro reposaba silenciosa adentro de su bastoncito de madera con nudos. 
Siniestro y mágico.

jueves, septiembre 4

 Es evidente que algunas palabras se me escapan, como si fuera una japonesa que hizo un curso introductorio de español en dos semanas y que intenta explicar en un idioma que no es el suyo la alegoría de la caverna.
Ahora que dejé de entender
brotan de mí flores que duran
una noche unas horas
cuando amanece
ya estan en el suelo
hace rato
esperando que alguien las levante
y las tire.
Es bastante dificil

esta hora del día
la de los que con algo roto
intentamos repararlo