sábado, agosto 9

"Periplo", Escena 1

-Otra porción de delfín, por favor. -dijo el Señor Birmani mientras acomodaba la servilleta en el rosario que rodeaba su cuello.
-Las probabilidades de mancharte no son tan altas como para que uses la servilleta de esa manera. -dijo la Señora Amoroso aseverando sus palabras con un revoleo de la mano derecha.
-No me hables de probabilidades, Susana, me gusta el ritual.-carraspeó-los rituales son importantes.
-En fin-dijo la Señora Amoroso y se quedó tranquila. Cualquier cuestión con su marido justificaba ser zanjada con un en fin. Además, una ridiculez lo de la servilleta. Se arrimó todo lo que pudo a la mesa, y escudada por el mantel blanco se acomodó la pierna ortopédica produciendo un leve chirrido.
-¿Se trabó de nuevo?-Preguntó el Señor B.
-¿Qué cosa?-Preguntó la Señora A.
-Ya es hora de aceptarlo, Susana.
-No sé de qué hablás. En fin. Este lugar no me gusta.

                                       ----------------------------------------------------------

-Que alguien me explique por qué hay dos comensales desnudos en la mesa 18- dijo el gerente cuando hubo reunido a todo el personal en la cocina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

'Casa-quinta' es una palabra compuesta por una casa y un jardín.