viernes, agosto 29

No fui construida con el temple
de los que saben esperar
mi psicólogo ordena el consultorio
cuando llego
alisa el cobertor que recubre el divan
desordenado por los movimientos
del paciente anterior.
le digo: -Raul, no hace falta-
sin interrumpir la tarea
sin darse vuelta me contesta:
-cada paciente con sus arrugas-
nos reímos y pienso
que quiero escribir una historia
carente de conflicto
carente de posible desenlace
un gato roncando
una hamaca en movimiento
nada importante
no se lo digo.

4 comentarios:

  1. (decíselo alguna vez, bella, así, como quien no quiere la cosa)
    Pero sí.

    ResponderEliminar
  2. Le dije, le dije. Terminamos hablando de panópticos y de que la carencia si bien no total pero parcial de conflictos no requiere por necesidad desapego.

    ResponderEliminar

'Casa-quinta' es una palabra compuesta por una casa y un jardín.