lunes, junio 16

Isidoro

Vuelvo de un largo sueño.

Equivoqué la lluvia
y en la vergüenza azul de aquellos que esperaron
siento esta íntima soledad que nunca 
debí entregarle a nadie.

En el ámbito igual de la calle desnuda,
al pie de cada metro saturado de olvido,
un puñado de gotas destinadas
va formando una rosa
edificada en pétalos de odio.

Es triste decir nunca en mitad de una lluvia.

Yo no podré olvidarla simplemente.
Cada uno conoce su noción de la entrega.  

                                                                -Isidoro Blaisten-

1 comentario:

'Casa-quinta' es una palabra compuesta por una casa y un jardín.