domingo, junio 29

Con el parque adentro

Leo algo que no me detiene y vuelvo a tener confianza en el mundo. Quizás no sea una confianza que va y viene. Quizás sea un asidero de situaciones frágiles. ¿Cómo puede ser que piense tanto en el caos y que al instante siguiente sea una mariposa posandome en  lugares distantes de la pared?
 Escucho algo que me picotea como si en mi cabeza tuviera granos de maiz y saliera a caminar por Plaza de Mayo y vuelvo a tener confianza en las cosas. Como si me la bancara en serio. Como si se pudiera vivir constantemente en modo Hardcore.

 La plaza Mafalda es uno de mis lugares comunes en el mundo. Si se entra en la noche desde ahí pasan un montón de cosas. La otra tarde, par example. Había salido armada con un mate horrible. [Acaba de venir a mí una situación muy importante: cuando alguien dice de una persona armada "que va calzada". Eso] Decía, mate desagradable. No sé si estaba frío, si lo había cebado como el orto o si ese día cualquier cosa iba a saber a pasto del duro, del verde oscuro.
El parque semivacío, una piba que segundos antes acariciaba a un perro extraño se prende un porro. Un bajón la secuencia de ella con el faso y un encendedor que no funciona. Me pide fuego y despues yo me prendo un bidi. Un flaco me pide uno y minutos despues un mate. Somos un trío de pobres corazones.
En Mafalda 
ese fotograma
a nosotros nos dura
somos
los que no entendimos la explicación
ni la primera vez
ni la segunda.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

'Casa-quinta' es una palabra compuesta por una casa y un jardín.