domingo, junio 29

Con el parque adentro

Leo algo que no me detiene y vuelvo a tener confianza en el mundo. Quizás no sea una confianza que va y viene. Quizás sea un asidero de situaciones frágiles. ¿Cómo puede ser que piense tanto en el caos y que al instante siguiente sea una mariposa posandome en  lugares distantes de la pared?
 Escucho algo que me picotea como si en mi cabeza tuviera granos de maiz y saliera a caminar por Plaza de Mayo y vuelvo a tener confianza en las cosas. Como si me la bancara en serio. Como si se pudiera vivir constantemente en modo Hardcore.

 La plaza Mafalda es uno de mis lugares comunes en el mundo. Si se entra en la noche desde ahí pasan un montón de cosas. La otra tarde, par example. Había salido armada con un mate horrible. [Acaba de venir a mí una situación muy importante: cuando alguien dice de una persona armada "que va calzada". Eso] Decía, mate desagradable. No sé si estaba frío, si lo había cebado como el orto o si ese día cualquier cosa iba a saber a pasto del duro, del verde oscuro.
El parque semivacío, una piba que segundos antes acariciaba a un perro extraño se prende un porro. Un bajón la secuencia de ella con el faso y un encendedor que no funciona. Me pide fuego y despues yo me prendo un bidi. Un flaco me pide uno y minutos despues un mate. Somos un trío de pobres corazones.
En Mafalda 
ese fotograma
a nosotros nos dura
somos
los que no entendimos la explicación
ni la primera vez
ni la segunda.




miércoles, junio 25

Ni canarra

Si vamos a hablar de estropicio
hablemos del concepto entero
desde su concepción
hasta los dedos
el final

martes, junio 24

Ni canor

Si vamos a hablar de magia
hablemos de la pausa
que precede
a la decantación
de un concepto.

lunes, junio 23

Santillán y Kosteki

Soy fuerte. No se me ocurre otra oración para continuar la primera, tan efectista, sin perder el hilo de la cuestión. También soy muy sensible. No obstante esto, se puede vivir con esa oposición porque una no es condición que excluya a la otra. La única fragmentación con la que me cuesta vivir es aquella que afecta directamente a mi alma cuando vivo situaciones que escapan ampliamente mi forma de entender el mundo.
  Este jueves se cumplen 12 años del asesinato de Dario y Maximiliano. Fue en el 2002, en esa época en la que nos garchaban a todos sin asco. O con asco. Por ese entonces, después de clases, iba a un curso de inglés en el colegio Ursula. Cuando llegaba ese día de la semana [Qué maravilla que es el cerebro, no podría especificar qué día era ni haciendo el mayor esfuerzo del mundo], mi hermana solía pasarme a buscar y me acompañaba esas cuadras. En mi familia no teníamos un mango, corría la época picante, y mis viejos nos daban un patacón o dos para que nos compráramos algo para merendar. Tenía 11 años. Julia, 18.
  Como todo lo que pasó en esos años, lo ví a través de una tela de gasa, de vapor y nebulosa, de términos que no entendía. En el secundario, en esos años mozos en los cuales se militaba y crecía el deber social y los tiernos talleres de debate, vi una foto de Maxi de ese día, esa seguidilla de fotos en las que emula una crucifixión sin cruz, tirado como un perro muerto al lado de una columna. Escribo esto y siento que se me quiebra la garganta. Esas imágenes me detuvieron. No fueron la primeras, y si se me permite el lugar común, por supuesto no iban a ser las últimas. De ese tipo de imágenes no se vuelve nunca. Pero yo no quiero volver. Yo quiero seguir y llevar eso hacia lo que sea que esté adelante.
Somos divinos, tenemos esa condición luminosa. Nos seguimos besando a pesar de la muerte, a pesar de que haya tantas cosas tan jodidas. Así y todo, a mí la vida me enamora. 12 años pasaron. La causa esta inactiva. Pasaron 12 años. Casi nada y casi todo.
Dejo una canción hermosa para equiparar las fuerzas entre el horror y la belleza.
Para llevarte mi amor






viernes, junio 20

quiero ir a uruguay unos dias

Estuve mirando a una paloma obesa
con una sola patita
Pero volaba bien
volaba tan lindo, 
ché
Sentí envidia a pesar de su muñón
de su vuelo breve y fantástico.
Llegué a la decisión conclusiva
de que quiero ser paloma algun día
una especia invasiva e insalubre,
idiota, basurera y un poco brillante
el movimiento retrógado/anterógrado
de la cabeza
el ptukuu, ptukuu en la garganta
sobrevolar la ciudad
esas cosas.

jueves, junio 19

Y vi a una vieja tropezarse

Esta hora es inspiracional. Datos que no intentan ser más de lo que son, undostresya:
-Hoy se incendió una estufa en mi trabajo. Hubo fire, hubo humo, hubo emociones fuertes, mi jefe se lo pasó por el orto.
-Estoy elaborando mejor el tema de las canas
-Abrí la cartera y me encontré con tres libros y me dije que esto tiene que detenerse.
-Uno es Walden de Thoreau que interrumpí porque me deprimió leer sobre cabañas y economía sustentable mientras no solo busco un departamento en el medio de la ciudad sino que no lo estaría encontrando.
-Otro es Descubrimientos de Clarice que se lee de a puchitos porque son crónicas breves y hermosas.
-Otro es el Libro de Manuel de Cortázar, pero es más de Manuel que de Julio.
-Un paciente se pasó de idiota y mientras refunfuñaba sentado en la sala de espera le puse House of cards de Radiohead y todos nos quisimos mucho. Quizás después siguió siendo un idiota el resto del día, pero fui testigo de sus breves segundos humanos.

-Después puse esta cuando estuve sola.
-Me pegó el sol de lleno en la cara al mediodía cuando hui a la plaza de  la vueltita
-Hoy a la mañana, todavía dormida, le mandé un mensaje de texto a una amiga haciendole una pregunta a las 6 punto 25 de la mañana y me respondió que todavía estaba recalculando. Me respondió como se debe recién a las 11 punto 19 por lo cual llegue a la conclusión de que los cálculos son procesos muy fluctuantes.
-Hoy alguien me dijo: "las vocales son deformaciones de las consonantes".
-Y el título.


martes, junio 17

No me gusta tu inmobiliaria

Ver departamentos en alquiler es una situación desagradable
tediosa
engorrosa
bastante angustiante.
Faltan todavía una semanas
ni siquiera cumplí 23
y hoy me levanté y me arranqué 2 canas.
El domingo 2 más.
Tengo que empezar a asumir el deterioro
no puedo pelarme por fuerza.
Pensar que tengo un pelo tan lindo.
Maldita melanina,
tu falla me entristece.
Si alguien me ahorra la decisión
y me ofrece una casa pintoresca
o un departamento que no sea una cueva oceánica
le voy a estar no eternamente
porque no seré eterna
ni profundamente                                                                               
porque no soy muy profunda                                                           -Rent me this one-
pero sí felizmente agradecida.

lunes, junio 16

Isidoro

Vuelvo de un largo sueño.

Equivoqué la lluvia
y en la vergüenza azul de aquellos que esperaron
siento esta íntima soledad que nunca 
debí entregarle a nadie.

En el ámbito igual de la calle desnuda,
al pie de cada metro saturado de olvido,
un puñado de gotas destinadas
va formando una rosa
edificada en pétalos de odio.

Es triste decir nunca en mitad de una lluvia.

Yo no podré olvidarla simplemente.
Cada uno conoce su noción de la entrega.  

                                                                -Isidoro Blaisten-

sábado, junio 14

Cardiomegalia

Me pregunta qué pasa que estoy tan cansada
se abre el telón 
y dejo de estar ahí.

Todos las tardes vuelvo de la plaza
de mi horario de almuerzo
y veo pasar
siempre
indefectiblemente
el colectivo al que me voy a subir  
unas horas depués.
Es ese el momento exacto 
en el cual me vuelvo ontológica
por un tiempo variable
hasta que se me pasa
hasta que alguien me pregunta
por qué estoy tan cansada.

No sé si existe una buena forma
de elaborar
los detalles frágiles.
No sé si existen las buenas formas.

domingo, junio 8







Botánico.

Un gato se acerca al banco en el que estoy sentada,
hay un flaco leyendo en la otra punta. Lo acaricio y mientras desfila
con la cola levantada va bordeando el asiento hasta llegar al pibe que
le dice hola, agarra una cámara del bolso y le saca dos fotos hermosas
quizás tres; se queda mirando las fotos en la pantalla mientras el ser
real sigue parado seriamente a la altura de sus tobillos. La situación
me desconcierta. Miro al gato con amor y me devuelve la mirada para, dos
segundos luego, seguir con su gira botánica. Me quedo sola con el
concepto que no pude compartir porque los gatos no sufren de esto que es
inconsecuencia crónica.

Estuve escuchando el último disco de
Marina Fages y Lucy Patané. Me gustó demasiado y aca va un tema para
acompañar el sentimiento.